abril 4, 2019

Desinsectación

El término de desinsectación, se refiere al conjunto de técnicas y métodos dirigidos a prevenir y controlar la presencia de ciertas especies de artrópodos nocivos en hábitat determinado. Los insectos constituyen las especies más tenaces de la naturaleza, con una gran capacidad de adaptación, lo que ha permitido su proliferación en la práctica totalidad de los ambientes “artificiales” que configuran el medio urbano-industrial.

 El pequeño tamaño permite el desarrollo de un sistema circulatorio sencillo, el proceso de respiraciones a través de estructuras simples; las necesidades de alimentación son pequeñas, y encuentran fácilmente refugio eludiendo así a los depredadores. Su capacidad para volar, junto al enorme potencial reproductor y a un proceso madurativo desde el huevo al adulto (imago) ,a lo largo de los cuales pueden alimentarse de recursos diferentes, han permitido a estos grupos biológicos, colonizar la práctica totalidad de los hábitat, y extenderse rápidamente.

 

Los métodos de desinfección, destinados a controlar las especies nocivas, han evolucionado de manera notoria en los últimos tiempos, aunque ha de afrontarse el reto de reemplazar gradualmente los plaguicidas químico (biocidas), por sistemas de lucha integrada que incorporen además, otras medidas como ordenamiento del medio, medidas preventivas, lucha biológica, y otros métodos sencillos y efectivos de bajo impacto residual en el medio y la salud.

Como principio general, la desinsectación tiene como objetivo el control, y en su caso, la eliminación de los insectos, y por ende de los artrópodos, para lo cual hay que considerar algunas premisas generales, tendentes a garantizar la eficacia de las intervenciones.